El índice de precios de consumo (IPC) se disparó en mayo hasta el 2% interanual, nueve décimas por encima de la tasa registrada en abril (1,1%), debido al aumento de los precios de los carburantes. El encarecimiento de la electricidad también ha influido.

En mayo, el barril de Brent ha llegado a superar los 80 euros.

En la comparación mensual, los precios de consumo subieron en mayo un 0,9% respecto a abril.