El índice de precios al consumo (IPC) cayó en marzo un 0,8% interanual, sumando así ocho meses consecutivos sin tasas positivas, según datos del INE.

Esta caída se debe principalmente al descenso de los precios de los carburantes. El transporte disminuyó su tasa seis décimas, hasta el 5,3%.

Los grupos con mayor influencia positiva fueron alimentos y bebidas no alcohólicas, con una variación del 1,7%, cuatro décimas más que en el mes anterior. También el grupo de hoteles, cafés y restaurantes con un variación del 1,6%, dos décimas más que la registrada en febrero.

En comparación mensual, el IPC se situó en tasa positiva del 0,6%.

Entre los grupos con mayor repercusión positiva destacaron vestido y calzado, con una tasa del 4,3%; el transporte, con una variación mensual del 1,5%; los hoteles, cafés y restaurantes, con una tasa del 0,5% y el ocio y la cultura, 0,8%.

Los grupos de repercusión negativa en la variación mensual fueron vivienda (-0,1%) y alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,008)

La tasa anual del IPC disminuyó en todas las comunidades autónomas, dándose los mayores descensos en Canarias (0,9%), Baleares (0,7%) y Cataluña (0,6%), con bajadas de una décima en todas ellas.

Andalucía y Extremadura, con caídas del 0,8 y 0,9%, incrementaron sus tasas dos décimas respecto a febrero.