El Instituto de la Empresa Familiar (IEF) presentó ayer en Madrid el informe La dimensión Empresarial como factor de competitividad, un estudio sobre la importancia del crecimiento empresarial en la evolución socio-económica del país.

En el informe se plantean 50 reformas en educación, fiscalidad, administraciones públicas, regulación y mercado laboral, destinadas a superar las trabas que dificultan el crecimiento de las empresas.

El IEF solicita un Pacto de Estado por la Educación, con una decidida apuesta por la formación dual.

En torno al mercado laboral, el estudio propone un contrato fijo único que agrupe las modalidades de indefinido, circunstancias de la producción y obra o servicio determinado, con indemnización creciente en el tiempo. Apuesta por la flexibilización del contrato a tiempo parcial, donde el número de horas anuales se pueda repartir a lo largo del ejercicio según necesidades de producción. Y la creación de un sistema de capitalización individualizado que agrupe tanto la pensión como las indemnizaciones a lo largo de la vida laboral.

Las medidas fiscales incluyen una rebaja de las cotizaciones sociales, la creación de una cuenta única con Hacienda y la eliminación de tributos que dificulten el inicio de nuevas actividades económicas, como licencias municipales, tasas o actos jurídicos documentados.

En materia de incentivos, apuesta por revisar las actuales singularidades contables, fiscales, laborales y financieras actuales para las empresas que no superan un determinado tamaño.