Las cuatro cámaras de comercio de Canarias recibirán finalmente una subvención del Gobierno regional de 700.000 euros destinada a gastos de funcionamiento.

El Ejecutivo se había negado a dar una ayuda directa, pero la protesta de las organizaciones camerales, que son instituciones de derecho público y obligadas a ofrecer determinados servicios, además de la presión de varios partidos políticos que apoyaban esa subvención, le ha llevado a cambiar de idea.

El Gobierno fijó inicialmente una ayuda de 500.000 euros que se elevó en 200.000. En total son 700.000 euros a repartir entre las cámaras de Santa Cruz de Tenerife (provincial) y las de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura.

Los presidentes de las dos principales cámaras de comercio, la de Santa Cruz de Tenerife y la de Gran Canaria, consideran que la cuantía es «insuficiente» pero coinciden en que es mejor que nada. Ellos solicitaban una ayuda de 1,2 millones de euros.

El criterio para el reparto del se determina en función de las delegaciones que se tengan y las empresas domiciliadas en cada cámara. Santa Cruz de Tenerife percibirá 305.060 euros (43,58%); Gran Canaria, recibirá 183.960 (26,28%); y Lanzarote y Fuerteventura, 108.290 y 102.620 (el 15,47% y 14,66%), respectivamente.