Canarias tendrá en los próximos días un decreto para regular el alquiler vacacional, que sustituirá la anterior normativa de 2015, cuestionada por ir contra la libre competencia.

Fernando Clavijo confirmó ayer que el nuevo decreto habilitará unas reglas comunes para todo el archipiélago, pero dejará en manos de los cabildos y los ayuntamientos los límites de la actividad.

El decreto llega con meses de retraso respecto a las previsiones iniciales de la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias.

La Asociación Canaria del Alquiler Vacacional (Ascav) acudirá de nuevo a los tribunales en caso de que se mantengan restricciones que vayan contra la libertad de empresa y la de prestación de servicios.

En el otro lado, la patronal hotelera de Santa Cruz de Tenerife, Ashotel, reivindica una regulación que prohíba el alquiler vacacional en las zonas turísticas, y que sean los cabildos y ayuntamientos los que establezcan lo contrario. Los hoteleros de FEHT Las Palmas reclaman que se garantice que todos los alojamientos estén sometidos a las mismas reglas.