El Gobierno de Canarias presentó ayer la propuesta de renovación de los aspectos económicos de la ley del Régimen Económico y Fiscal (REF) en el que pide cambios para rebajar los sobrecostes que ocasionan la lejanía y la insularidad, y reclama que sean efectivas esas compensaciones.

El consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno de Canarias, Javier González Ortiz, insistió en que los gobiernos españoles no han cumplido la ley del REF.

Ortiz cree que es preciso que en el Gobierno español haya conciencia de que la ley del REF debe cumplirse para que Canarias no esté en condiciones de inferioridad con el resto del territorio español.

Protegerse contra los vuelos caros

Una de las exigencias incluye la posibilidad de que se incremente el actual descuento del 50% sobre los billetes de barco y avión, en función de la evolución del mercado, y que, en el caso de los últimos, puedan establecerse precios máximos.

Desde hace meses, el Ejecutivo canario viene alertando del incremento del coste de los desplazamientos a la Península. El encarecimiento se hace más notable en fechas señaladas, cuando la demanda se dispara y las butacas más baratas se agotan rápidamente. Del mismo modo ocurre cuando el viaje no puede programarse con antelación.

Ante estas demandas, el Gobierno central siempre ha expresado la imposibilidad de manipular los precios, por tratarse de una intromisión en el mercado. La única vía es la declaración de la obligación de servicio público (OSP) en los trayectos entre las Islas y el resto del Estado, a lo que Madrid siempre se ha opuesto.

También el traslado de mercancías aparece reflejado en el nuevo texto, con la intención de que se eleve al 100% la compensación del coste efectivo, que actualmente tiene fijado un un calendario para alcanzar de manera progresiva el 70% de los fletes.

La propuesta recoge también actuaciones para garantizar una menor presión fiscal en energía, agua, telecomunicaciones y gestión de residuos. Al respecto, el consejero explicó que el REF afecta a todos los ciudadanos de las Islas desde el mismo momento en que se levantan, por lo que los descuentos que se hacen necesarios en todas estas cuestiones de primera necesidad con el fin de evitar que los canarios paguen mucho más que el resto de los españoles.

En la propuesta además se incluyen compensaciones a las Islas no capitalinas; prestar mayor atención a los aspectos sociales como empleo y formación, e incorporar medidas para incentivar el desarrollo económico de la región.

La propuesta busca garantizar que en el Archipiélago la presión fiscal sea menor que en el territorio continental.