La Consejería de Hacienda del Gobierno de Canarias iniciará una ronda de contactos con los agentes sociales y económicos, las universidades, los ayuntamientos y los cabildos para acometer una profunda reforma fiscal para los diez o veinte próximos años.

El Consejo de Gobierno ha abierto este proceso de consultas con el objetivo de tener a finales de este año un documento que se pueda llevar al Parlamento de Canarias en 2018 y que sea fruto del diálogo entre todos los agentes implicados.

El Gobierno no ha elaborado un documento previo sobre la reforma y descarta subir los tipos del IGIC. Existe una propuesta de reducirlos, pero tendrán que estar de acuerdo los cabildos y los ayuntamientos.