El Gobierno Central aprobará dentro de los Presupuestos una bonificación del 50% en las cuotas empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes a aquellas empresas que mantengan a sus trabajadores fijos discontinuos en los meses de noviembre, febrero y marzo.

Con estas ayudas fiscales se busca combatir la estacionalidad y prorrogar el empleo de los trabajadores fijos-discontinuos que se quedan sin trabajo al término de la temporada alta.

Se ofrecerán estos incentivos tanto a las empresas turísticas como al comercio ligado a este sector.

La ayuda consistirá en una bonificación en estos tres meses del 50% en las cuotas de la Seguridad Social por contingencias comunes así como por la recaudación conjunta de Desempleo, Fogasa y Formación Profesional.

La medida está en funcionamiento en Baleares y ha servido para aumentar la afiliación.

Las patronales canarias confían en que los incentivos se apliquen en todas las regiones, siendo muy positivo para las Islas, pues ayudaría a mantener el empleo y la apertura de muchos establecimientos que cierran cuando acaba la temporada alta y cae la ocupación.