El Gobierno de Canarias incentivará a los desempleados del Archipiélago para cambiar de municipio o isla cuando exista una oferta de trabajo. El objetivo es paliar el incremento de los alquileres residenciales con el abono de 350 euros mensuales más otros 80 para transporte.

La consejera de Empleo señaló que tendrán prioridad aquellos que cuenten con “menos recursos”. Se seguirá un estricto orden en cuestiones como los ingresos o el tiempo que se lleve sin empleo. Así hasta agotar los 540.000 euros aprobados para este capítulo.

El fomento de la movilidad de los trabajadores fue aprobado por el Consejo General de Empleo, en el que patronales y sindicatos debaten con el Ejecutivo canario, dando luz verde al Plan Extraordinario de Empleo Social que se incluye en el Plan Integral de Empleo de Canarias (PIEC).

El plan extraordinario cuenta con 28 millones de euros, 18 de las arcas autonómicas y diez de los diferentes ayuntamientos. El objetivo es generar 2.923 oportunidades laborales para emplear a otras tantas personas en riesgo de exclusión.

Los contratos durarán un máximo de doce meses y será cada ayuntamiento quien decida esa duración. Hasta la fecha solo era posible contratar por medio año.