El Consejo de Gobierno aprobó ayer el anteproyecto de ley de crédito extraordinario de 107,7 millones. Más de la mitad de esta partida financiará el 50% de la paga extra de diciembre de 2012 de los empleados públicos y el resto irá a gasto social y a asuntos inaplazables.

El Gobierno había anunciado un suplemento al presupuesto de 2016 de 123 millones, pero finalmente y por «prudencia» aprobó esta partida adicional de 107,7. De estos, 69,7 millones corresponden al consumo total de la capacidad de déficit del 0,3%, mientras que los 38 millones restantes proceden de la liquidación del sistema de financiación de 2014.

62,3 millones irán destinados a la mitad de la paga extra de 2012 pendiente a todos los trabajadores públicos de la Comunidad Autónoma, incluidos los de las universidades. La intención es abonarlo en la nómina de septiembre.