El Gobierno aprobó este jueves el reglamento de la Ley de Renovación y Modernización Turística que deja fuera la regulación de los estándares turísticos y los requisitos mínimos de ordenación de los distintos tipos de establecimientos de alojamiento.

En Gran Canaria, el Cabildo y la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas exigieron al Gobierno que la ley no limitara la construcción de hoteles y apartamentos según la categoría, aunque el portavoz del Gobierno, Martín Marrero, explicó que se reglamentarán por otras vías.

En la primera parte del texto, se abordan las actuaciones de renovación y modernización turística, a quién corresponde la iniciativa para su adopción y la identificación de las actuaciones sobre el medio urbano turístico.

También se recogen los incentivos a la renovación turística y el registro turístico de plazas de alojamiento, ordenándose los requisitos exigibles para la sustitución y traslado de establecimientos turísticos.