La pérdida de visitantes extranjeros en Canarias ya está teniendo consecuencias en el gasto turístico total, con una caída del 0,9% en el segundo trimestre del año respecto al mismo periodo de 2018. Es la primera disminución en primavera desde el año 2012. En cambio, el gasto medio por persona y día ha seguido creciendo, un 3,7%, hasta alcanzar en junio los 149 euros.

El descenso entre abril y junio del turismo extranjero en las islas es del 4,7%, por el aumento del 2,3% del nacional.

Ante esta situación, desde la Cámara de Tenerife se aboga por mejorar la competitividad del destino mediante la mejora de la conectividad, diversificar el número de países a los que nos dirigimos, ampliar el producto turístico y acometer un plan integral de reestructuración y transformación de la oferta desde la colaboración público-privada. También propone trabajar en la fidelización del turista tradicional que visita las islas, en especial el alemán y el británico.