La crisis y el impago de las ayudas comprometidas por parte de las administraciones, han acabado con el 54% de las hectáreas cultivadas en el sector del tomate.

El Ejecutivo central decidió dejar de prestar su parte correspondiente de las ayudas del Posei hasta que el autonómico iguale las cantidades desembolsadas desde Madrid.

Las 1.708 hectáreas cultivadas en 2009 se han quedado en 780 el año pasado, menos de la mitad. De los 900 productores que había hace seis años, tres cuartas partes, 672, se han quedado en el camino a consecuencia de los recortes en las ayudas.

La Plataforma por la Defensa del Tomate, las patronales y el Gobierno de Canarias han iniciado negociaciones para establecer un nuevo documento para el periodo 2015-2020, existiendo un calendario que debe desembocar en la elaboración de un borrador antes de que finalice el mes de mayo.

Se busca recuperar las cantidades comprometidas no satisfechas, planteando un incremento de la ayuda por hectárea.