El Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), que avala el pago de indemnizaciones y salarios a los trabajadores de empresas insolventes o en concurso de acreedores, destinó 967,4 millones de euros al pago de sus prestaciones en los diez primeros meses del año, un 18,9% menos que en el mismo periodo de 2014.

De ese total, 640,2 millones de euros se destinaron a abonar indemnizaciones, y 327,2 millones, a salarios. A Canarias se destinaron 25,1 millones, que afectaron a casi 4.000 trabajadores de 1.343 empresas.