El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido de que actualizar las pensiones de acuerdo con el IPC, como ha recomendado el Pacto de Toledo, podría poner en peligro la sostenibilidad financiera del sistema público de pensiones.

Sus técnicos han visitado España para su revisión anual de la economía y explican que esta recomendación del Pacto de Toledo «no debería traducirse en medidas legislativas que no formen parte de un paquete integral».

El organismo calcula que vincular la revalorización de las pensiones a la inflación de forma permanente añadiría un coste de entre un 3% y un 4% del PIB hasta 2050.

Según el FMI, un aumento de esta magnitud debe ser contrarrestado por otras medidas estructurales, entre las que cita el incremento de la cotización mínima para los trabajadores autónomos y de los ingresos máximos sujetos a cotización, así como vincular directamente la edad legal de jubilación a la esperanza de vida.