Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona han acordado la movilización de 540.000 millones de euros en préstamos, así como un fondo de recuperación a medio plazo que relance la economía tras superar la emergencia sanitaria.

No hubo mención a los eurobonos que reclaman España, Francia o Italia.

El fondo europeo de rescates (MEDE) dará hasta 240.000 millones en líneas de crédito a los Estados miembros, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) movilizará 200.000 millones en préstamos para empresas y el fondo contra el desempleo, otros 100.000 millones para los gobiernos europeos.

El único requisito será que estos préstamos se destinen a financiar costes sanitarios relacionados con el Covid-19.

Bruselas, además, medita flexibilizar medidas estatales que normalmente están prohibidas, con el objetivo de ayudar a los gobiernos en su lucha contra la enfermedad.