El número de trabajadores en los hoteles y apartamentos de Canarias creció a final de 2017 muy por debajo del incremento de turistas, que alcanzó los 16 millones de visitantes.

Los alojamientos del archipiélago empleaban en noviembre a 63.909 personas, 2.841 más que en el mismo mes de 2016, según Promotur. Ese mes, Canarias recibió a 1.369.322 turistas, lo que representó un incremento de un 7,6% interanual.

En noviembre se registraron 15,4 ocupados en los establecimientos turísticos por cada 100 plazas disponibles, un aumento de solo 0,8 puntos respecto a noviembre de 2016. Por cada 100 viajeros alojados se contabilizaron 5,5 ocupados, exactamente los mismos que un año antes.

Este nivel de empleo ha permitido a la oferta alojativa generar 10.000 euros de ingresos por cada 1,7 trabajadores, el mismo porcentaje que un año antes. En 2016 la media era de 1,8 ocupados, y en 2015, se elevaba a 2.

Fuerteventura es la isla con peores resultados a final de 2017. Fue la única que redujo sus ocupados en los alojamientos turísticos, que alcanzaron los 9.348 trabajadores en noviembre, 393 menos que un año antes (-4% interanual). El número de empleos por cada 100 plazas disponibles se redujo en 0,2 puntos porcentuales. También fue la isla majorera la que registró el menor aumento de turistas (1,9%).

Los 21.362 ocupados en los alojamientos de Tenerife, la que más creció, significaron un incremento de un 7,4% interanual (1.605 ocupados más). Por cada 100 plazas había 17,2 trabajadores. En Gran Canaria fueron 19.016 empleados, 564 más (+3,1%). 14,4 ocupados por cada 100 camas, 0,4 puntos más que un año antes.