El sector de la construcción en Canarias ha interrumpido el ciclo de crecimiento del empleo iniciado en 2014, siendo una de las seis comunidades en la que la cifra de trabajadores ha bajado durante el último año.

La situación es diferente en las dos provincias. En Santa Cruz de Tenerife la ocupación ha bajado casi un 20%, con 6.100 trabajadores menos, mientras en Las Palmas ha experimentado un incremento cercano al 29% (5.600 más).

Pese a este desigual comportamiento, la percepción de ambas patronales provinciales es que una serie de factores, encabezados por la parálisis institucional y los obstáculos administrativos, impiden a los empresarios generar más puestos de trabajo.

En los primeros seis meses del año pasado el sector registraba 500 ocupados más que en el actual, 50.200 frente a 49.700. La caída solo es de un 1%, aunque contrasta con las cifras del resto del país, que han crecido un 5% entre el segundo trimestre de 2018 y el mismo periodo de 2019.