Los empleados de administraciones y empresas públicas de Canarias cobran al año 13.534 euros más que los trabajadores de la empresa privada, la mayor brecha salarial a nivel nacional.

Los trabajadores públicos tienen una nómina media de 30.652 euros y los privados de 17.118 euros. La diferencia a favor del empleado público es de casi el 80%.

Estos datos ponen de manifiesto la precarización del tejido productivo en el Archipiélago, con una masa importante de trabajadores con retribuciones bajas, a tiempo parcial y temporal.

El salario medio bruto anual de los canarios en general es de 19.436 euros, muy por debajo de la media nacional de 22.858 euros y a la cola del país, sólo seguido por Extremadura. En concreto, la nómina mensual de los isleños fue de 1.497 euros brutos y 1.201 netos.

Los sueldos de los funcionarios canarios se sitúan entre los más elevados en España, por encima de la media nacional (29.456 euros) y en quinto lugar. Por el contrario, las remuneraciones en el ámbito privado se colocan por debajo de la media (21.450 euros) y los segundos más bajos del país.

Entre el 10% de los trabajadores que menos cobran, la retribución media es de 7.381 euros anuales; mientras que entre el 10% que más perciben, la ganancia es de 34.565 euros al año.

Por sexos, los varones canarios cobran 20.641 euros al año de media y las mujeres, 18.201 euros, 2.440 euros menos.

Por sectores, el salario medio del trabajador de la industria fue de 22.820 euros, frente a 19.248 euros de los servicios y 18.797 euros de la construcción.

Los que menos cobran son los menores de 25 años (11.431 euros) y los que más, los mayores de 55 años (23.981).

Los canarios con contrato indefinido cobran una media de 20.590 euros anuales y 15.904 euros en caso de ser temporal.