El descenso del turismo en Canarias ya afecta al empleo. En el mes de julio el personal contratado por los establecimientos reglados de las islas se situó en 58.144 trabajadores, 1.057 personas y un 1,8% menos interanual.

El número de trabajadores en los hoteles retrocedió un 1,4%, mientras en los alojamientos extrahoteleros descendió un 3,4%.

De momento, las cifras no generan alarma entre los empresarios, pues respecto al mes de junio sí se registran crecimientos. No obstante, ya se empiezan a notar los primeros síntomas del freno del sector, que comenzó a bajar su ritmo en 2018.

Los sindicatos indican que el ajuste de las plantillas afecta a los empleos laborales temporales, ya que muchos establecimientos no cubren las plazas tras la finalización de un contrato eventual.

La provincia de Las Palmas registró una caída del 4% en el personal empleado en los establecimientos hoteleros con respecto al mismo mes del ejercicio anterior, pasando de 28.030 trabajadores a 26.918. En Santa Cruz de Tenerife, en cambio, el número de trabajadores se elevó un 2,2%.