Los hogares canarios han perdido un 7,9% de su renta desde que se inició la crisis económica. En 2014, último año contabilizado por el INE, cada familia dispuso de 11.827 euros, 2.339 menos que la media nacional.

Por este motivo, la estructura de gasto ha cambiado en estos últimos años. Se incrementa el presupuesto destinado a cuestiones básicas como la alimentación, el pago del alquiler o la hipoteca, la luz y el agua. Las adquisiciones menos urgentes como la ropa, los muebles, las obras en vivienda o el ocio, pasan a un segundo plano.

Los canarios gastaron en el año 2013 unos 1.008,9 millones de euros en vestuario y zapatos, un 17,7% menos que en 2010. El mobiliario, el equipamiento del hogar y los gastos de conservación de la vivienda, tuvieron una evolución parecida.

Desde el año 2006, lejos de equipararse, el nivel de riqueza de los canarios se ha ido separando del de la media española.