La inversión de las operaciones de crédito al consumo de bienes duraderos se situó en 27.354,6 millones de euros en 2016, un 14,01% más que en el ejercicio anterior.

Del total, unos 10.193,2 millones de euros correspondieron al sector de automoción, un 21,2% más que en 2015, mientras que 17.161,4 millones se destinaron a otros bienes de consumo duradero (+10,13%).

Dentro del sector consumo, unos 10.917,6 millones de euros correspondieron a tarjetas de crédito (+5,37%), 4.823,9 millones de euros a bienes de consumo (+11,41%) y 1.419,9 millones a préstamos personales (+59,24%).

El número de contratos nuevos superó los 10 millones en 2016, de los que unos 9,2 millones (+15,85%), correspondieron a consumo y el resto, 793.119 contratos (+15,26%), al sector automoción.