El consumo se disparó el pasado viernes en Canarias por el día grande del Black Friday. La afluencia de público creció más de un 20%, y eso se vio reflejado en las ventas. Algunos comercios estimaron un repunte en las ventas de un 60% respecto a una jornada normal.

Las ofertas y descuentos de la práctica totalidad de los establecimientos del Archipiélago, animaron a los consumidores a comprar, en la mayoría de los casos, regalos de Navidad.

El incremento de ventas se ha producido en todas las áreas, aunque la moda, el calzado y los complementos fueron los más demandados. La electrónica, el material deportivo y los perfumes también tuvieron un importante tirón.