El Consejo de Ministros aprobó el pasado jueves un acuerdo por el que se autoriza al Servicio Público de Empleo Estatal una subvención de 42 millones para el desarrollo del Plan Integral de Empleo de Canarias (PIEC) en 2018.

Las medidas buscan “favorecer la inserción laboral de las personas desempleadas y mejorar la tasa de empleo de la comunidad autónoma, tanto de mujeres como de hombres, con una especial atención a las personas paradas de larga duración; activar y mejorar la empleabilidad de los jóvenes y contribuir a reducir la tasa de desempleo juvenil o promover una oferta formativa adecuada a las necesidades del mercado laboral y a las oportunidades de futuros nichos de empleo son otros de sus objetivos”.

Esta actuación se justifica en que Canarias padece “una serie de condicionamientos naturales que no se dan en otras comunidades, como la insularidad, la escasez de recursos o la superficie reducida, que generan unos costes adicionales”.

La estructura de su economía, muy orientada al sector servicios, la elevada presencia de micropymes y trabajadores autónomos, la alta tasa de paro (cinco puntos por encima de la media nacional), con una tasa de paro juvenil del 39,67%, son otras de las razones del Plan Integral de Empleo de Canarias.