El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes un nuevo Decreto Ley para reformar el sector de la estiba, con el objeto de cumplir la normativa europea, a la que actualmente contraviene y evitar así que el Tribunal Superior de Justicia de la UE imponga una multa a España.

El Gobierno prevé someter el Decreto a votación para su convalidación en el Congreso el próximo 18 de mayo.

Entre las novedades que introduce el nuevo texto destaca la obligación de realizar un proceso de prácticas profesionales para todo aquel que quiera convertirse en estibador.

Además, el texto recoge el compromiso del Gobierno de aprobar un Real Decreto que recoja los acuerdos alcanzados con la patronal y los sindicatos del gremio sobre los aspectos laborales de la reforma, que incluyen ayudas públicas de 120 millones para la reconversión.

La próxima semana debería estar listo el texto de este Real Decreto de desarrollo normativo, que se someterá a consulta de sindicatos, patronal y grupos parlamentarios.

La reforma de la estiba, además de cumplir con la UE, pretende liberalizar la actividad. Los puertos canalizan el 86% de las importaciones y el 60% de las exportaciones del país. Los trabajadores quieren garantizar sus puestos de trabajo y el Gobierno se niega a hacerlo en el texto de la ley, por lo que han estado negociando durante meses.