El Consejo General de Economistas (CGE), en su último Observatorio Financiero, estima que la caída del PIB para este año será del 11,2%.

En cuanto al empleo, prevé una tasa de paro de entre el 20% y el 22%, siempre que los ERTE se mantengan hasta final de año.

La previsión de déficit y deuda pública para este año va del 12% al 15% del PIB en el primer caso, y de entre el 120% y el 125% en el segundo.

El CGE indica que la reactivación económica tras el estado de alarma no permite compensar las pérdidas de sectores como el turismo, el ocio, la cultura y el comercio durante el confinamiento. Además, la recuperación esperada a partir del tercer trimestre se está viendo amenazada por los rebrotes de la pandemia, que podrían acelerarse en septiembre.

Por su parte, los ERTE finalizan su vigencia el próximo 30 de septiembre y aún no se ha pactado una prórroga. Si no se extienden, la tasa de paro subirá aún más. Los economistas recomiendan prorrogarlos más allá de finales de año.

También apuestan por establecer incentivos a la contratación laboral e incentivos fiscales a las empresas.