Canarias y el Estado se han movilizado para evitar que un olvido en la redacción de una norma tributaria estatal no tenga en cuenta el REF y perjudique a las empresas canarias.

La modificación de las condiciones de pago del Impuesto de Sociedades (IS), que hoy se convalidará en el Congreso, es el error que quieren reparar el Gobierno de Canarias y el Ministerio de Hacienda, que pactaron una enmienda a la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Dicha enmienda evitará una vulneración del REF al hacer respetar las singularidades fiscales canarias en el nuevo sistema de pago del impuesto.

El Gobierno central aprobó a finales de septiembre un real decreto que obliga a las empresas que facturan más de 10 millones euros anuales a adelantar a la Agencia Tributaria el 23% de su resultado contable. Para ese cálculo no se tienen en cuenta incentivos del REF como la Reserva de Inversiones, la Zona Especial o la bonificación a la producción de bienes corporales en la Comunidad Autónoma.

Según denuncian los empresarios isleños, el exceso de recaudación tendrá que ser devuelto tras la declaración del impuesto, pero el hecho de que la Agencia Tributaria disponga de hasta seis meses para ello implicaría que algunas devoluciones no se producirían hasta comienzos de 2018.

La solución se ha encontrado a través de la reforma de la ley de Estabilidad Presupuestaria, que permitirá que un gobierno en funciones pueda establecer nuevos márgenes de déficit y deuda a las comunidades autónomas y a los entes locales, sirviendo también para modificar la propia ley del Impuesto de Sociedades.

Los empresarios canarios consideran el decreto un grave perjuicio para los objetivos de internacionalización de la economía, ya que las inversiones extranjeras acogidas a la ZEC deberán soportar pagos a cuenta del 23% cuando el tipo vigente es del 4%.