La Confederación Española de Comercio ha revelado que la primera semana de rebajas la facturación del comercio cayó entre el 20% y el 30% respecto al mismo periodo del año pasado. En algunas zonas más dependientes del turismo se llegó a un 50%.

El presidente de la CEC indicó que los pequeños comercios se valen de descuentos muy agresivos para eliminar stock, sin apenas margen de beneficio.

Según los cálculos, el gasto medio por persona estas rebajas será de 90 euros, frente a los cerca de 200 del verano pasado.

Los sectores más afectados serán el textil y el calzado, que durante el confinamiento sufrieron un desplome del 90%.

Aún hoy el 15% de estos comercios no han abierto y para la segunda mitad del año las perspectivas no son buenas. La CEC estima que el 20% de los comercios cerrarán sus puertas de aquí a final de año. El porcentaje sube hasta el 50% en el caso de los pequeños negocios ubicados en centros comerciales.