El Círculo de Empresarios de Gran Canaria apuesta por una reforma de la ley electoral, que mejore la representatividad, otorgue más poder a los cabildos y permita mayor competencia a las islas.

A su juicio, es necesario que las fuerzas políticas se pongan de acuerdo y reformen la ley electoral, y considera que el instrumento que debe compensar los inconvenientes que supone la insularidad es el REF, no el sistema electoral.

Los empresarios creen que la reforma de la ley electoral debe ir acompañada de un cambio en la manera de gobernar. En su opinión, el Ejecutivo «debería tener solo competencias estrictamente regionales, con lo que se obtendría una reducción de responsabilidades y de costes».