El Círculo de Empresarios de Gran Canaria cree que la Ley de Modernización y Rehabilitación Turística no crea empleo, ha permitido la entrada masiva de camas ilegales en el mercado y propicia el intervencionismo y la arbitrariedad del Ejecutivo, por lo que exigen su derogación.

Los empresarios insisten en que la moratoria no es necesaria, ya que el 85% del territorio ya está protegido y el turismo sólo ocupa el 4% del total. Además, indican que la rehabilitación no genera empleo.

La consecuencia de esta decisión ha sido, según los empresarios, que Gran Canaria ha perdido 40.000 camas turísticas desde 2005, 1.400 en el último año.

La moratoria, apuntan, no ha posibilitado que se rehabilite más, ya que la ley no aporta beneficios para que se acometan reformas.

El Círculo considera innecesaria la intención que ofrece la norma de permitir nuevos hoteles que cumplan con criterios de calidad, porque ya existen 17 leyes que regulan la calidad de los hoteles nuevos.

A su juicio, el fin que persigue es «controlar la economía e interferir en el mercado» para decidir qué inversiones salen adelante. La única solución, dice, es derogar la ley.