El Consejo Económico y Social (CES) ha elaborado un informe anual sobre la situación económica de Canarias en el ejercicio 2016, tras varios años sin realizar ningún estudio.

Entre las conclusiones del informe se plantea la necesidad de apostar por otros sectores, además del turismo, para favorecer la diversificación y el desarrollo económico del Archipiélago. Por ejemplo, el sector de reparaciones navales o el sector aéreo, o sectores ligados al desarrollo digital.

El CES señala que la actividad económica de Canarias parece haber superado un periodo de inestabilidad y fuerte recesión, llegando a presentar en 2016 un mejor comportamiento del PIB que el alcanzado por el conjunto del Estado (3,6%). Las islas son la segunda región española con mayor aumento del PIB en 2016, tras Baleares.

Ese crecimiento se debe en gran parte al sector servicios y reafirma la posición del sector turístico en Canarias como uno de los más relevantes en cuanto a aportación a la economía estatal.

Además de su aportación al PIB, en términos de empleo, el año 2016 registró un total de 312.000 puestos de trabajo en el sector, cifra que representa alrededor de un 40% del empleo total en Canarias.

Por este motivo, desde el CES se recomienda diversificar la economía y centrarse en otros sectores, como el industrial, con costes laborales más elevados y sueldos mejor remunerados y de calidad. Además, apuesta por la internacionalización para que las empresas ganen productividad.