El pleno del Cabildo de Gran Canaria acordó ayer solicitar al Gobierno canario que el futuro decreto regulador del alquiler vacacional permita la actividad en zonas turísticas de la isla, algo que el borrador ahora prohíbe.

Desde el PP se expone que para evitar problemas en los alquileres convencionales, la regulación debe hacerse en las zonas residenciales, y no en las áreas que ya están catalogadas como turísticas.

PSOE y Nueva Canarias entienden que es más adecuado intentar un consenso con todos los agentes implicados.

El resto de fuerzas pide mantenerse a la espera de que se resuelvan las alegaciones presentadas al decreto.