El Cabildo de Gran Canaria ha dado prioridad a las obras de ensanchamiento de las carreteras de Teror y de Valsequillo, dos puntos negros de la red viaria. La inversión total en las dos actuaciones ronda los 12 millones de euros.

La ampliación de la carretera de Teror, la GC-21, tiene un presupuesto de 6,7 millones de euros y abarca el tramo entre la rotonda de Piletas y el viaducto de la entrada a la villa, con un total de 7,8 kilómetros. La Consejería de Obras Públicas realiza actualmente la expropiación de suelo a largo de toda la vía y confía en disponer de los terrenos a final de año, para comenzar las obras a principios del próximo.

Para el ensanchamiento de la carretera se expropiarán 48 parcelas, que permitirán ganar 33.405 metros cuadrados.

El proyecto recoge la ampliación de la calzada, con arcenes pavimentados en todo el recorrido. Se eliminarán las curvas más peligrosas y se evitarán los cuellos de botella. Se reasfaltará la calzada, se mejorará la señalización y la seguridad.

En Valsequillo se acondicionarán 2,3 kilómetros de carretera, entre la rotonda del Balcón de Telde y el barrio de Tecén, con un presupuesto de 5,2 millones. El proyecto está en fase de aprobación y también incluye la expropiación de terrenos. Se prevé comenzar las obras a principios de 2017.

La ampliación es una antigua reivindicación de los vecinos, por los graves accidentes registrados en ese tramo, y también de algunas empresas de la zona, que han visto obstaculizado su crecimiento por los problemas de transporte.