El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, propuso ayer que se excluya a Canarias de los efectos del brexit y que se mantengan las actuales condiciones entre el Reino Unido y el Archipiélago. Las disposiciones específicas previstas en el Tratado de la UE para las regiones ultraperiféricas permiten aplicar excepciones como sucedería en este caso.

La propuesta supondría mantener las cuatro libertades básicas vinculadas a la libre circulación de personas, servicios, capitales y bienes con el Reino Unido. Así, Canarias podría beneficiarse de un régimen particular como ya sucede con la Política Agraria Común (PAC), la unión aduanera o las políticas fiscales.

Ahora debe estudiarse el mecanismo para aplicar esas cuatro libertades entre el Reino Unido y las RUP.

Alonso resaltó que las regiones ultraperiféricas han mantenido históricamente una relación económica muy fuerte con el Reino Unido. En el caso específico de Canarias, la relación comercial es particularmente importante, sobre todo en turismo, aunque también en agricultura e industria.