El Cabildo de Gran Canaria tiene actualmente en sus cuentas 313 millones de euros, de los que solo podrá gastar 59 dado el techo de gasto impuesto por el Gobierno central. Con ese dinero, se pretende aprobar un plan de inversiones estratégicas para 2017.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, explicó que ese plan contaría con un presupuesto de entre 50 y 60 millones de euros, justo el margen de gasto que le permite la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y de Sostenibilidad Financiera.

Morales recordó que el presupuesto para 2017 ascenderá a 701,9 millones de euros, un 11% más que en 2016. La política insular en el próximo ejercicio se dirigirá al impulso a las inversiones, destinando a ello más de 200 millones de euros, de los que 114 serán inversiones directas, contempladas en el presupuesto que el presidente presentó el pasado viernes.

De los otros 100 millones, unos 50 o 60 se ejecutarían con ese plan de inversiones, y los otros 50 procederán de los proyectos que se financien con cargo al Fdcan.