El Cabildo de Gran Canaria aprobó ayer en Pleno el Presupuesto para 2021, que asciende a 824,5 millones de euros.

El incremento respecto al ejercicio 2020 es del 0,46%, cantidad con la que se debe afrontar la grave crisis provocada por la pandemia.

El presupuesto se centrará, sobre todo, en ayudar a las personas más vulnerables, según comentó el responsable de Hacienda.

Además, se dejan de aplicar las normas de estabilidad presupuestaria de años anteriores. Desaparecen las limitaciones de la regla de gasto, del incremento de la deuda y del equilibrio financiero, pero se mantienen ciertos criterios.