El Banco de España ha pedido al Gobierno un plan fiscal a medio plazo con subida de impuestos, medidas de ajuste y una reforma de las pensiones. La entidad entiende que esta es la mejor manera de afrontar la enorme deuda que se está generando por el gran incremento del gasto a causa de la pandemia.

Estas demandas coinciden con el anuncio del INE del desplome del 5,2% del PIB en el primer trimestre, con solo dos semanas de confinamiento. El Banco de España calcula en un informe anual que la actividad no se recuperará hasta finales de 2022.