El Banco de España ha presentado el artículo La moderación salarial en España y en la UEM. En él se explica que la elevada proporción de trabajadores a tiempo parcial involuntario y de desempleados desanimados está ejerciendo una “presión a la baja” sobre los salarios.

El análisis indica que un aumento de un punto en la tasa de paro provoca una reducción del crecimiento salarial cercano a tres décimas, mientras que un incremento de un punto en la productividad conlleva un repunte salarial de siete décimas.

Por su parte, las bajas expectativas de inflación se traducen en un crecimiento salarial próximo a las ocho décimas.

No obstante, el Banco de España considera otros factores que explican el reducido crecimiento de los salarios en 2016 y los primeros trimestres de 2017. En los últimos 15 años la tasa de trabajadores a tiempo parcial involuntario ha aumentado rápidamente en España, hasta situarse en torno al 8% de la población activa. A partir de 2008, durante la crisis financiera, un número importante de empresas trataron de frenar la caída de la actividad sustituyendo trabajadores a tiempo completo por trabajadores a tiempo parcial para limitar sus costes laborales.

El Banco de España también señala que el porcentaje de parados desanimados (aquellos que no buscan activamente un empleo, pero que estarían dispuestos a trabajar de manera inmediata) subió durante la crisis y empezó a ralentizarse en 2013.

La entidad concluye que la tasa de paro fue el principal factor que limitó el crecimiento de los salarios entre 2008 y 2012. A partir de 2014, en un contexto de recuperación económica, la tasa de paro siguió teniendo un efecto negativo sobre los salarios, pero de manera decreciente.