El Pleno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, celebrado el pasado viernes, aprobó la eliminación de siete tasas municipales, por las que se preveía recaudar 2,1 millones de euros.

La medida busca aliviar la carga de pymes y autónomos y entra en vigor de inmediato.

Las tasas que se suprimen a lo largo de este año y con carácter retroactivo son las de terrazas, licencias de apertura de establecimientos comerciales e industriales, licencia de taxis, recogida de basura comercial, hamacas, embarcaciones, mercadillos, rastros y ferias.

Ya se está tramitando la devolución de las tasas que se cobraron antes de marzo.

Desde el ayuntamiento se añade que puede prorrogarse la medida el próximo año si es necesario.