Canarias tiene prácticamente imposible cumplir la gran mayoría de los objetivos de la Estrategia Europa 2020.

Las altas tasas de paro y de exclusión social dificultan la consecución de las metas que fijó la Comisión Europea (CE) para garantizar el crecimiento económico y del empleo y la sostenibilidad energética y medioambiental.

Un 28,6% de los españoles sobrevive en riesgo de pobreza, y el objetivo es reducir este porcentaje al 23% dentro de cuatro años. En las Islas, esta cifra alcanza el 38%.

Bruselas quiere que al menos un 75% de los activos de entre 20 y 64 años esté trabajando en 2020, pero ni España (60%) ni Canarias (55%) están en disposición de alcanzar ese objetivo. Sería necesario reducir el paro al 14% para que hubiera un 75% de ocupados en la población de entre 20 y 64 años. La tasa de desempleo en las Islas tendría que pasar del actual 26% a solo un 14 en apenas cuatro años.

En cuanto a la pobreza y la exclusión social, en las Islas hay cerca de 800.000 personas en riesgo de pobreza. Para cumplir el objetivo habría que reducir la cifra en 315.000 canarios, una cantidad que parece demasiado grande a corto plazo.

En materia de educación, España ha cumplido el objetivo de que los jóvenes de 30 a 34 años con estudios universitarios terminados superen el 40% del total del colectivo. Pero no ocurre así en Canarias, donde el dato es del 33%. Además, el abandono escolar temprano no debe superar el 10% y en España llega a un 20% y en Canarias, a un 21,9.

En cuanto al I+D+i, la Comisión Europea pretende que la inversión en el sector represente un 3% del PIB. La inversión en España es de un 1,23% y en Canarias, de un 0,5%.

En la penetración de las energías renovables sí se confía en alcanzar e incluso rebasar el objetivo del 20% marcado por la CE. En la actualidad se encuentra en un 10%.