En los dos últimos años, los ocho millones de residentes en España que se alojaron en una vivienda vacacional generaron un volumen de negocio de 12.318 millones de euros.

Durante este periodo, el alquiler vacacional entre los españoles ha aumentado un 62,5%, 3 millones de turistas más, según un estudio que revela que la vivienda de uso turístico concentra ya el 36% de los viajes de vacaciones y ocio en España. Dos de cada seis alojamientos vacacionales contratados en los dos últimos años correspondieron a vivienda vacacional.

España tiene suscritas 100.000 viviendas vacacionales, de las que el 80% se acumulan entre el Mediterráneo y las islas, con un crecimiento de la oferta en el norte del país y también en ciudades de interior y grandes urbes.

Del total de 12.318 millones de euros de volumen de negocio generado por este tipo de alojamiento, 2.622 millones corresponden al propio alquiler y 9.696 millones a gastos durante la estancia.

El gasto total de este tipo de alojamientos de media durante la estancia, 5,7 noches, se estima en 2.352 euros, de los que 449 euros correspondieron al alquiler y 1.904 euros a la alimentación y ocio, entre otros.

La estancia media se ha reducido un 30,4% en los dos últimos años, de 8,22 noches a 5,7 noches, aunque ha crecido la frecuencia de contratación, pasando de 1,8 a 2,4.

El perfil del contratante es el de familias de cuatro personas (45% del total), seguido de parejas (32%) y grupos de amigos (20%). Los españoles se decantan por las viviendas turísticas por su comodidad y para estancias más largas en destinos nacionales.

Los destinos más demandados Andalucía (26%), Comunidad Valenciana (15%), Cataluña (13%) y las islas Canarias (11%).

Los dos factores principales que más se han valorado a la hora de elegir este tipo de establecimiento son el precio y la ubicación y, a continuación, el entorno y alrededores en la vivienda.