Los trabajadores canarios disfrutarán a partir de este mes de un leve aumento en sus nóminas. La entrada en vigor de la segunda fase de la reforma fiscal para 2015 y 2016 en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) aprobada en 2014 implica una reducción de hasta el 3% en las retenciones de los sueldos.

El aumento que cada canario note en su sueldo a fin de mes dependerá del bruto anual que perciba. Así, un empleado con un salario neto de 830 euros apenas sumará 71 céntimos más. Según los analistas, el alza no será muy significativa porque la reducción más importante se llevó a cabo en dos plazos en 2015. Eso sí, la modificación que se efectúa en la Península repercutirá en igual medida en las Islas porque el alivio fiscal afecta a la parte estatal del impuesto, que está cedido en un 50% a las comunidades autónomas.