La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, aseguró ayer que el Archipiélago deja de recibir cada día 1,9 millones de euros del sistema de financiación.

La actual situación de incertidumbre política impide la reforma de un modelo que sitúa a Canarias como la región peor financiada del país. Dávila recordó que desde que se aprobó el actual modelo en 2009, hasta 2013, «Canarias ha perdido casi 3.500 millones».

Las islas reciben 300 euros menos por habitante y año que el conjunto de las autonomías. Para Dávila, el reparto desigual, injusto y arbitrario de los recursos provoca un déficit de financiación que obliga a restar recursos de la Comunidad Autónoma para costear unos servicios públicos que tendría que cubrir el Estado, restándolos de otras partidas.

El Gobierno de Canarias aprobará próximamente una comunicación sobre la reforma del sistema de financiación que será debatida en la Cámara.

El objetivo es garantizar la equidad y la eficacia en el reparto de los fondos entre las comunidades autónomas.