Un informe de Adecco e Infoempleo revela que el 80,7% de los desempleados preferiría tener un trabajo a recibir un subsidio si la cantidad a percibir es la misma. La encuesta otorga un 2,1% a los parados que se decantan por cobrar la ayuda. De esta manera se destierra la idea de que en España se prefiere recibir una ayuda a trabajar.

Este resultado se obtiene al preguntar al encuestado qué elegiría en el supuesto de que tuviese derecho a recibir una prestación por desempleo durante 6 meses o le ofreciesen un trabajo con idéntico salario al subsidio y de la misma duración.

Un 3,6% aceptaría el trabajo, aunque solo a cambio de un incremento salarial; el 4% también diría que sí al empleo, pero si conlleva una mayor duración de contrato, y un 9,6% plantearía ambas cosas.

El 61,6% de los parados asegura que no recibe ningún tipo de subsidio o ayuda y un 82,3% admite que subsiste gracias a la ayuda de familiares y amigos, mientras que el 8% lo hace por trabajos sin declarar.

El colectivo más proclive a elegir subsidio sería el de parados de edad más avanzada, mientras que una gran mayoría de jóvenes prefiere trabajar.

Según el informe, el 50% de las empresas reconoce tener dificultades para cubrir determinadas vacantes de empleo en el último año. Los motivos de las empresas son expectativas salariales demasiado elevadas (32%), carencia de competencias técnicas (23%) y falta de experiencia (32%).