Un 80% de la inversión extranjera que Canarias recibió en 2015 no creó ni un solo puesto de trabajo. Aún así, las Islas fueron el año pasado la comunidad autónoma favorita de las entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE) y sus inversiones fantasma.

Estas controvertidas empresas solamente operaron en 2015 en cinco autonomías, incluido el Archipiélago.

Las ETVE suelen ser sociedades establecidas por conveniencia fiscal que generan escaso empleo directo o inversión en el país donde radican. Son entidades cuyo objeto se reduce a la tenencia de acciones.

Su volumen de negocio ha disminuido desde que en 2002 llegara a cerca de dos tercios de la inversión extranjera total en España. Este descenso no se observa en Canarias, donde un 80% de los fondos que entraron en 2015 procedentes del exterior tenía la firma de estas sociedades instrumentales.

La inversión extranjera en Canarias durante el pasado ejercicio ascendió a casi 395 millones de euros. De ese total, 314 millones fueron movidos por las ETVE. Así, un 80% de los fondos no sirvieron para crear un solo puesto de trabajo.