El 64% de los trabajadores desarrolla su actividad en un local cerrado y el 24% consideran que la temperatura no es la adecuada. Son los datos que arroja la IV encuesta nacional de Condiciones de trabajo.

Del total de centros de trabajos encuestados, en el 29% no habían evaluado los agentes físicos (temperatura, vibraciones, humedad, radiaciones, etc.) y solo en el 28,7% se evaluó y adoptaron medidas correctoras.

Un 36,6% de los trabajadores consideran el calor, el frío o las corrientes de aire como un factor de riesgo en su puesto de trabajo. Sectores tan significativos en Canarias como la agricultura, ganadería y pesca, o la construcción superan el valor del 50%.

El calor y el frío en un entorno laboral son uno de los riegos profesionales que puede afectar a la salud del trabajador.