Cuatro de cada diez trabajadores de Canarias percibieron ingresos inferiores o iguales al salario mínimo interprofesional (SMI) en 2014, establecido para entonces en 645,30 euros al mes.

El incremento de los trabajos temporales o la reducción de la jornada son algunos de los factores que conducen a la precariedad del mercado laboral, según un informe de UGT.

En 2014 había en España 5,9 millones de asalariados cobrando menos de la retribución mínima, un 35% del total.

Canarias se sitúa en la cabeza de las regiones con mas trabajadores con un sueldo inferior o igual al SMI. De los 784.963 asalariados isleños en 2014, 291.918 se encontraban en esa situación, un 37,2% del total. Extremadura (48,1%), Andalucía (47,2%), Murcia (40,1%), Castilla-La Mancha (37,9%) y Comunidad Valenciana (37,6%) superan los registros del Archipiélago.

El descenso del paro no ha venido acompañado de la creación de empleo de calidad. El número de personas que trabaja en jornadas reducidas, con contratos temporales o que están empleados en un trabajo inferior a la formación que poseen, ha aumentado.

En Canarias el salario medio anual en 2014 fue de 15.995 euros, 2.425 euros menos que la media estatal.

La percepción de bajos ingresos implica una redistribución de la riqueza menos homogénea, así como pensiones futuras inferiores a las de la Península. El incremento de la exclusión social y la desigualdad es otra de las consecuencias que se deriva de esta situación. Estar empleado no garantiza un mínimo de calidad de vida.