Los dos meses de margen dado a las empresas y autónomos con asalariados para implantar un sistema de registro de control horario no son suficientes.

El próximo 12 de mayo comenzará la obligatoriedad de controlar la hora de entrada y salida de los trabajadores, pero aproximadamente un 40% de pymes y autónomos no tendrán listo el sistema.

La medida, que pretende acabar con el fraude en las jornadas parciales y el abuso en las horas extra, sigue generando muchas dudas, pero su incumplimiento no eximirá de sanciones que oscilan entre los 626 y los 6.250 euros.