Un tercio de los turistas llegados a las Islas en el segundo trimestre del año eligieron la modalidad del todo incluido, un punto menos respecto al mismo periodo del pasado año.

Los empresarios del ocio proponen analizar la situación para evitar que toda la inversión de los viajeros se concentre en agencias de viajes, aerolíneas, turoperadores y hoteleros.

En la reunión mantenida la semana pasada entre el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, y el sector turístico, se expuso que la buena marcha del turismo no genera todo el empleo que podía esperarse, y se señaló que en esta modalidad de alojamiento, el turista prácticamente no sale del hotel, lo que no favorece a la economía de Canarias.

Sin embargo, el todo incluido tiene defensores, que aseguran que sí crea empleo por de los servicios que deben prestarse dentro de los hoteles. Además, señalan que en algunos enclaves puramente turísticos del Archipiélago, resulta prácticamente imposible encontrar una oferta de ocio a la altura de la demanda de los visitantes.

Los hoteleros hicieron autocrítica al respecto, recordando que los empresarios del sector han tenido que afrontar un gran endeudamiento para superar la crisis, mermando su potencial inversor.

El turismo alemán es el que más apostó por el todo incluido, siendo Fuerteventura la isla con mayor demanda de esta modalidad.