Una encuesta a más de 1.300 directivos y empresarios de España, recoge que el 31% de las empresas ven la incertidumbre política como la principal amenaza para la economía. El segundo motivo de preocupación, con un 21%, son las tensiones geopolíticas y el debilitamiento de la economía de la Eurozona.

La volatilidad del tipo de cambio o el encarecimiento de las materias primas, son las amenazas con menor impacto en la evolución de los negocios.

Esta incertidumbre política se ve como el principal inconveniente para la evolución de las empresas en el 25% de los casos, ya que puede mermar la confianza de los consumidores y otros negocios a los que prestan servicio.

El 24% de los encuestados cree que reducir la carga regulatoria mejoraría el clima de negocios.

Aún así, el informe revela que las empresas mantienen un moderado optimismo respecto a la evolución de la economía para el próximo año, puesto que un 50% de los consultados considera que en 2017 la situación será mejor, frente a un 44% que opina que no cambiará y un 5% que cree que empeorará.